Visión general

Poseen (o deben poseer), a su vez, una aguda sensibilidad de responsabilidad, flexibilidad en la aplicación de los métodos, preparación y formación, y un gran compromiso nacional. El sistema de partidos de la República Dominicana se compone de unos 43 organizaciones, entre partidos y otros tipos de asociación política que presentan candidatos en cada periodo electoral. Buena parte de ellos acude en alianza a los candidatos de alguno de los partidos mayoritarios, en particular en las elecciones presidenciales, pretendiendo crear un nuevo espacio con respaldo del público.

Los partidos mayoritarios con frecuencia son claves al formar alianzas inclinando la balanza en las elecciones dominicanas.

En más de una ocasión, varios expresidentes no hubieran ganado las elecciones de no haber sido por las alianzas. Como en los casos de Antonio Guzmán, Salvador Jorge Blanco (PRD en 1978 y 1982), Joaquín Balaguer (PRSC en 1990), y Leonel Fernández (PLD en 1996).

Entre los partidos políticos mayoritarios existen 4, como lo son: Partido de la Liberación Dominicana (PLD), de tendencia liberal-conservador y de centro-derecha política de bandera morada; Partido Revolucionario Moderno (PRM) de orientación socialdemócrata y de centro-izquierda política, de bandera azul; Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), de orientación derecha y centro-derecha política de bandera roja; Partido Revolucionario Dominicano (PRD), de orientación socialdemócrata y de centro político​, de bandera azul claro.

Los partidos políticos existentes actualmente en la República Dominicana tienen una historia fascinante. Para establecer una lectura clara de lo que fueron y son los partidos políticos del país debemos entender la cultura política que posee la sociedad dominicana, ya que nos ha aportado desde 1844 hasta hoy un Estado autoritario, excluyente, clientelista y patrimonialista.

Durante el siglo XIX sólo existieron caudillos que dominaban la política dominicana desde el establecimiento de la República en 1844 hasta el asesinato de Ulises Heureaux, en 1899. El dictador Heureaux fue uno de los militares y políticos de mayor influencia en la vida política dominicana durante las últimas dos décadas del siglo XIX.

Es por ello que es posible trazar origen en torno a 1930 cuando Trujillo se instaló en el poder. Rafael Leónidas Trujillo Molina fue un dictador que gobernó la República Dominicana desde 1930 hasta su asesinato en 1961. Ejerció la presidencia como generalísimo del ejército de 1930 a 1938 y de 1942 a 1952 y gobernó de forma indirecta de 1938 a 1942 y de 1952 a 1961, valiéndose de presidentes títeres.

Sus 30 años de gobierno son conocidos como la Era de Trujillo y considerados como una de las tiranías​ más sangrientas de América Latina; su gobierno se caracterizó por el anticomunismo, ​la represión a toda oposición​ y el culto a la personalidad.

El gobierno de Trujillo fue el responsable de la muerte de más de 50,000 personas, incluyendo los miles de asesinados de la célebre Masacre del Perejil. El número de muertos en la masacre varían; según Robert Crassweller, autor norteamericano, en su obra Trujillo, la trágica aventura del poder personal, que la matanza duró 36 horas y acota que la cifra estaba entre 15,000 y 20,000 sería razonable, (aunque seguiría siendo una conjetura).

La Masacre del Perejil ocurrió un 2 de octubre de 1937; el dictador habría ordenado la matanza de los haitianos que se encontraban en el territorio de la República Dominicana, medida que fue precedida de varios incidentes de haitianos acusados de invadir el territorio dominicano y cometer acciones delictivas. Días antes, el dictador Trujillo había ordenado la deportación de todos los haitianos ilegales, lo que inquietó al gobierno de Haití.

Bajo la dictadura de Trujillo la actividad política fue controlada; las mujeres dominicanas obtuvieron el derecho a voto con Trujillo en el 1942 y su principal organización, la Acción Feminista, se transformó poco después en la Rama Femenina del Partido Dominicano.

Diversos partidos se organizaron fuera del país, entre ellos: El Partido Revolucionario Dominicano (PRD), la Vanguardia Revolucionaria Dominicana (VRD), y el Partido Nacional (PN). En 1959 fue fundado el Movimiento Revolucionario Catorce de Junio (1J4) que se mantuvo en la clandestinidad hasta la muerte del dictador.

Para las elecciones de 1966 había trece partidos registrados, siendo el Partido Revolucionario Dominicano PRD y el Partido Reformista (PR) los de mayor significación para esa época.

El Partido Revolucionario Dominicano (PRD) es de vertiente izquierda y fue fundado en 1939 por Juan Bosch en el exilio; ganó las elecciones de 1962. El Partido Reformista (PR) fue fundado por Joaquín Balaguer en 1963 y desde 1966 ha gobernado en reiteradas oportunidades.

Desde sus inicios, el PR ha contado con la presencia y participación activa de mujeres que ocuparon importantes cargos políticos y de representación bajo los gobiernos de Balaguer. En 1978 se produjo una apertura política al llegar al poder el PRD.

Según la ley no. 33-18, de Partidos, Agrupaciones y Movimientos Políticos en los artículos 3 y 4 explica que: [l]os partidos políticos, son aquellas asociaciones organizadas conforme a la Constitución y las leyes, con alcance de carácter nacional, con derecho a presentar candidaturas en todos los niveles de elección y en todas las demarcaciones, dotadas de personería jurídica e integradas por ciudadanos con propósitos y funciones de interés público, con el fin primordial de contribuir al fortalecimiento del régimen democrático constitucional y propiciar el bienestar colectivo y el desarrollo integral de la sociedad.

En la sociedad política higüeyana existen representaciones importantes de los ya tradicionales partidos políticos, de gran trascendencia y trayectoria en la historia, entre ellos están: Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Partido Revolucionario Moderno (PRM), Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) y Partido Revolucionario Dominicano (PRD).

Estos partidos políticos poseen, según sus declaraciones estatutarias, cualidades y valores de un perfil político con capacidades y cualidades ejemplares, manifiestas en la humildad, honestidad, respeto, firmeza, con ética moral y social. Poseen (o deben poseer), a su vez, una aguda sensibilidad de responsabilidad, flexibilidad en la aplicación de los métodos, preparación y formación, y un gran compromiso nacional.

El perfil político, en general, demanda capacidad de liderazgo, de diálogo, de cumplir con las promesas electorales; hacer uso adecuado y honesto de los fondos públicos; no hacer uso de la práctica de compra de votos; evitar el nepotismo y el tráfico de influencia; y no recibir dinero de fuentes ilícitas, entre otras.
Según el dirigente Luis Rafael Cedeño, presidente municipal del Partido de la Liberación Dominicana PLD, desde el 1984 el perfil de los dirigentes o líderes de los partidos políticos debe ser el de trabajar arduamente para garantizar el bienestar del pueblo, en sentido general, y así afianzar la democracia dominicana, como lo dice el eslogan del PLD: “Servir al partido, para servir al pueblo”.

Cedeño declaró que “en primer lugar, la fortaleza del PLD es el trabajo que se realiza en beneficio de la clase de los más desposeídos y, en segundo lugar, mantener la democracia y estrechar la brecha social y política nacional”.

El perfil político en el PLD se dice corresponder con el compromiso en la seguridad y desarrollo social, educativo, económico, cultural, político, en los acuerdos internacionales, para la transformación integral del país, y por ende de la provincia de La Altagracia.

“Apuestan en seguir avanzando en la modernidad, a seguir realizando avances tecnológicos, modernizar el sistema de transporte, tanto interurbano como el urbano, en la construcción del Metro Juan Pablo Duarte, que unirá la capital con las provincias del este, sur, norte y noreste del país, obra que promete ser extraordinaria para la República Dominicana.

El presidente municipal del PLD también declara que: “El desarrollo del PLD ha sido desde el 2001, casi ya 20 años, siendo para ese momento 300 miembros; hoy en día somos 42,000 miembros en la provincia de La Altagracia. Durante 20 años hemos estado en el poder y desde entonces se ha transformado extraordinariamente parte de la sociedad dominicana, por las políticas de gobierno implementadas y ejecutadas (…)”.

“(Continúa). Entre ellas está la era digital, la cual nos ha simplificado la vida, el sistema de salud más efectivo; el sistema educativo pasó de ser una educación de 4 horas de clases, a una educación de 8 horas (tarde extendida)”, indicó Cedeño.
Por su parte, el abogado Apolinar Gutiérrez, presidente municipal del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), ha pertenecido desde joven a la política del PRD; desde los niveles de primaria y secundaria militó en el partido. “En los años 70, años difíciles para todos los políticos del país, ya que existía una coyuntura difícil y dictatorial”.

Gutiérrez expresó: “Ser joven en ese momento era ser extraño en su propia tierra. El doctor Joaquín Balaguer era un político con un perfil político asesino; él fácilmente te mandaba a matar, difieras con normas de políticas o de convivencias; una época de las que se pueden escribir tantas cosas bonitas y muy crudas a la vez.

“Comparando el perfil político de los dirigentes que lideran los partidos políticos del país yo diría que no hay diferencia en ninguno, ni en Higüey ni en el resto del país. El perfil político actualmente debiera ser todo lo contrario; sin embargo, hay una corriente política que muchas veces te obliga a seguirla, sin embargo, yo me propongo ser diferente”, señaló.

“Este perfil político a que me refiero debería ser que se actué distinto; que (se) piense distinto, no por el momento electoral o por demagogia. El legendario político, profesor Juan Bosch, decía que él se dirigía al Estado, a servirle al país, servirle a la sociedad. Se trata del papel como legislador; un legislador debe ser el que elabore proyectos de leyes que beneficien a su provincia y a su país”, puntualizó.

Afirmó que hay tantas leyes que necesita el país, que ni las someten ni las aprueban, como el Código Penal Dominicano, que ha estado (suspendida) por más de 15 años; contempla sicariato, cúmulo de penas, etc. También defiende que deberían haber congresistas que tengan sus ideales: un perfil político ideal, comprometido, respetable, que crean en las leyes, que las vivan, gente a quienes les duela su provincia y su país.
Baldomero Jiménez Serrano, presidente provincial del partido Reformista Social Cristiano (PRSC), detalló: “El perfil político o la misión de un partido político debe ser el bien común. El partido que no está constituido para el servicio de la población, comprometido cada día a mejorar sus condiciones de vida, que tenga servicios públicos eficientes (sic), no tiene razón de ser.

“Los partidos políticos poseen un perfil y una fortaleza esencial, que son el sostén del sistema democrático de cada país, es por ello que, a través de los partidos políticos, la gente aspira y escala una posición en el tren gubernamental, una posición de mando, esa es una de las misiones fundamentales”, valoró el presidente del PRSC.

“(Continúa). Entre las diferentes propuestas del PRSC está(n) (las de) someter proyectos de ley, tomando en cuenta el perfil fundamental de un legislador: (…) legislar, representar y fiscalizar a la provincia de La Altagracia dignamente en el Congreso de la República Dominicana

Además, explicó que varios proyectos sociales para el beneficio de las provincias, como las estancias de envejecientes y la construcción de las mismas en otras provincias; la ley de alto financiamiento para los fondos de pensiones, de tal manera que el afiliado a un fondo de pensiones pueda tener derecho a hacer auto préstamos en el momento que lo desee.

“Incluso, se construirá la corporación de acueducto y alcantarillado; en Educación, se modificará la planificación curricular, y así brindar las condiciones necesarias para que cada niño, niña y adolescente pueda recibir las materias fundamentales e integrales para su desarrollo académico”, describió.
Según el regidor municipal por el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Julio Aníbal Santana, los dirigentes higüeyanos del cuadro político de su organización son excelentes: “gente trabajadora, líderes de mil batallas, honestos, valiosos y con trayectoria política responsable, como: Luis Rafael Cedeño, Hamlet Amado Melo, Julio Ventura, Ana de Morla, Julio Ávila, que son la conformación política que representa la provincia La Altagracia”.

Santana sostuvo que seguirán avanzando, entre otros, en el sector educativo, con la capacitación y formación de los maestros “transformarlo en un sistema eficaz y efectivo”. “Es por ello que el Partido de la Liberación Dominicana posee una valoración a nivel nacional de un 52 %; esto aporta a que el perfil del PLD ha sido aprobado por la sociedad dominicana”.

El político desde la perspectiva del experto

De acuerdo con el autor Belarminio Ramírez Morillo, Balaguer y Leonel tienen un liderazgo racional y emocional, lo que los convierte en dos personajes de perfil político, que administran sus emociones de forma espectacular y, es por esto que su manera de liderar el pueblo es un modelo a seguir.

Son líderes eficaces, con propósito y visión“. Por tanto, Fernández y Balaguer son calificados como “animales políticos”, partiendo de los sabios de la Antigua Grecia, que así consideraban a los líderes diestros en la oratoria. El texto está dividido en tres partes, la primera se titula “Joaquín Balaguer -Ave Fénix-“, la segunda, “Leonel Fernández– Precursor de la Sociedad del Conocimiento”, y la tercera, “El ideario de Leonel Fernández”.

Asimismo, Amaury Justo Duarte, en Partidos políticos en la sociedad dominicana 1844-1998, expresa que las organizaciones políticas son fuente de poder pero han sido influidas poderosamente por el caudillismo y el clientelismo, llegando a la conclusión de que por estas características, el poder del perfil político, sustentado en el autoritarismo ha sido una retranca para la modernización de las instituciones y las organizaciones políticas.

Por otra parte, Wilson Castillo, sociólogo y profesor de sociología de la Universidad Autónoma de Santo Domingo UASD, director de investigación de la facultad de Ciencias Económicas y Sociales, precisa que la conclusión de los perfiles políticos se realiza en función de la base social a la que el líder quiere llegar.

“En este caso es fundamental que cualquier liderazgo político debería generar determinada empatía; debe, en cierta medida, tener algún vínculo, alguna relación, con los jóvenes, hombres y mujeres, ya que fundamentalmente en las últimas décadas lo que se ha puesto en evidencia, que los jóvenes son la mayor de la población votante y, por supuesto, las mujeres son las más activas políticamente en todo lo que tenía que ver con procesos políticos”, pondera.

Continua Castillo: Los perfiles políticos se construyen a partir del objetivo, del liderazgo regional; se ventilan diferentes liderazgos políticos, sin embargo, se pone en evidencia que hay un liderazgo emergente. Existe un liderazgo comunicacional, líderes que están asociados al manejo de los medios de comunicación, que impactan a través de la radio, la televisión, las redes sociales.
En Higüey existen problemas bastantes serios, sobre todo en el ámbito de la municipalidad, en términos de déficit y escasez de servicios públicos en general. Por esa razón, el perfil político debería ser un líder que demuestre la capacidad integral de liderazgo, tanto municipal como provincial”, puntualizó el sociólogo.
Del mismo modo, el psicólogo clínico Pedro Julio Aquino resume el perfil político higüeyano en cinco factores básicos, “basándonos en estudios previos que se han realizado con autores de diferentes universidades”.

Aquino enumeró: “En primer lugar, el perfil político higüeyano debe ser un líder con energía; no sólo me refiero a la energía física, sino a un factor vinculado a la extraversión que es la fuerza del individuo: una energía que se vuelca hacia afuera, haciendo referencia al entusiasmo, la determinación, la confianza en el desarrollo de la vida, dinámico, con carácter emprendedor, fuerte; lo contrario sería, la introversión, un individuo que se vuelca hacia su propio yo.

(Continúa) El segundo factor influye en ser una persona afable, con referencia a lo amistoso, agradable, cordial, simpático, auténtico, leal, generoso, altruista, con mucha sinceridad, y (que) brinda apoyo a lo(s) demás; lo contrario a esto sería, un individuo hostil”.

Siguió explicando el psicólogo: “El tercer factor debería ser un individuo con tesón; esta cualidad está relacionada con actitudes cognitivas de la mente y de la conciencia, factor que refleja la constancia, perseverancia, eficiencia, credibilidad: un individuo minucioso, responsable; lo opuesto de esto, el actuar solo en base a deseos y voluntades.