El arzobispo emérito de Santiago, monseñor Ramón Benito de la Rosa y Carpio, sigue en proceso de recuperación, tras ser dado de alta de la clínica Corominas, de esta ciudad, donde fue ingresado al sufrir una lesión isquémica a nivel del tallo cerebral.

El religioso se encontraba recluido en la sala 213 y tras ser evaluado y despachado por los médicos, fue llevado a un lugar no especificado, donde deberá guardar absoluto reposo, según dijeron allegados a él.

De la Rosa y Carpio es presidente de la Sociedad la Palabra Multimedia, la cual ofreció la información de su internamiento y posterior salida del centro médico privado.

El prelado fue recluido en las Corominas, el 28 de septiembre, pero este miércoles en la tarde, los galenos que los atienden, Luis Enrique Cantisano y Roque Ureña, decidieron darles de alta, tras superar la fase crítica que le aquejaba.

Los facultativos explicaron que De la Rosa y Carpio, de 80 años, deberá permanecer en reposo permanente para que continúe evolucionando de manera satisfactoria y logre reponerse por completo.

La entidad agradeció a los médicos que lo atendieron por el esfuerzo que hicieron, así como a familiares y allegados por la muestra de solidaridad expresada durante el proceso de internamiento y después.

Fuente: Listin Diario