El ministro de Turismo, Francisco Javier García, informó ayer que esperan por los exámenes de toxicidad de los turistas estadounidenses muertos en el República Dominicana registrados desde enero hasta junio de este año.

Asimismo, agregó que hasta el momento los resultados forenses arrojaron que dichos turistas fallecieron por distintas causas como de ataque cardíaco, edema pulmonar e insuficiencia respiratoria, y no en hechos violentos como se ha presentado en medios de comunicación internacionales.

El funcionario explicó que hasta el momento se han completado autopsias en los siguientes casos, en orden cronológico: Jerry Curran, 78 años, murió el 26 de enero de 2019, en Punta Cana por edema pulmonar, hipoxia cerebral, hematoma subdural y traumatismo craneal encefálico severo; Robert Bell Wallace, 67 años, falleció el 12 de abril en el Hard Rock, la causa fue shock séptico, neumonía y falla multiorgánica; John Corcoran, 70 años, feneció por causas naturales, además de que su hermana Bárbara Corcoran emitió un a declaración confirmando que su hermano tenía “afección cardiaca preexistente”.

También, Miranda Schaup Werner, 41 años falleció el 25 de mayo en el hotel Bahía Príncipe, por ataque al corazón, edema pulmonar e insuficiencia respiratoria; otro caso particular como el de la pareja Nathaniel Holmes, 63 y Cynthia Day de 49 años, fueron encontrados en su habitación en Playa Nueva Romana, según los exámenes indican la causa de muerte por edema pulmonar e insuficiencia respiratoria. “Los medicamentos para la presión arterial se encontraron en la habitación, junto con tres medicamentos, entre ellos un opioide y un antinflamatoria”, según informó en ese momento la Policía Nacional.

Igualmente, Leyla Ann Cox, de 53 años, falleció el 10 de junio de un infarto agudo de miocardio. Según las autoridades la señora Cox presentaba “aterosclerosis severa de la aorta y fibrosis de la cara posterior del ventrículo izquierdo, es decir sufrió un ataque cardiaco previo”; y Josep Allen de 55 años fallecido el 13 junio en un centro vacacional en Sosua, Puerto Plata, por infarto, edema antracosis y congestión pulmonar.

“Parece ser que el lugar escogido para iniciar este debate ha sido la República Dominicana. Nuestras relaciones con todos los países del área intercambiamos información pero realmente este tema no había sido centro de debate. El Departamento de Estado de los Estados Unidos la institución que más vela por la seguridad de sus ciudadanos fuera de Estados Unidos califica de exagerada el reporte de muertes de turistas en la República Dominicana ellos consideran el que es exagerado lo que se está planteando y dicen “no hemos visto un aumento en el número de muertes de ciudadanos de Estados Unidos””, explicó Francisco Javier García

Precisó que en los últimos tres años en la República Dominicana se ha reducido en un 56% la cantidad de norteamericanos fallecidos y en el caso del año 2016 al año 2018 la reducción ha sido de un 28%.

“Lo que quiere decir qué decir que la República Dominicana no ha muerto una cantidad exagerada de turistas norteamericanos como algunos medios han catalogado como avalancha de muerte que no se corresponden con la realidad que está viviendo hoy la República Dominicana, de manera tal que el primer punto que tiene que ver con esta hipótesis de dos puntos no se corresponde el segundo elemento que es uno de los que más ha llamado la atención como el hecho de que los norteamericanos que han fallecido no se sabe porque han fallecido”, sostuvo el funcionario.

Fuente: El Caribe