La Policía Nacional no tiene ningún detenido por la muerte de la exmédico pediatra Angelina Mercedes de los Santos Johnson, de 83 años, hallada estrangulada en su residencia en el sector Bella Vista, el pasado 31 de julio.

A pesar de que en los primeros días de la muerte de la anciana fueron detenidos decenas de hombres para fines de investigación, el vocero de la Policía Nacional, coronel Frank Félix Dúran Mejía, confirmó este viernes que todos fueron liberados por no encontrarse hasta el momento indicios que comprometan su responsabilidad con el hecho.

La anciana fue encontrada en horas de la tarde del pasado miércoles 31 de julio por vecinos que llamaron a su residencia y no tuvieron respuesta, luego que su sobrino Cándido Santos, único familiar, que reside en Estados Unidos intentara comunicarse con ella infructuosamente.

“Yo siempre hablaba con ella. Yo hablé con ella en la mañana. Yo la llamaba en la tarde, y la llamé cuando iba a salir del trabajo para avisarle que iba a salir tarde, y como no contestó el teléfono, entonces me cansé de llamarle y llamarle, y finalmente los vecinos de aquí de las Soluciones (un taller contiguo a la vivienda) me hicieron el favor de mirar y tocarle, y como no abrió les dije que llamen a la Policía”, dijo Santos a Diario Libre cuando regresó a organizar el sepelio de la octogenaria.
La Policía Nacional no tiene ningún detenido por la muerte de la exmédico pediatra Angelina Mercedes de los Santos Johnson, de 83 años, hallada estrangulada en su residencia en el sector Bella Vista, el pasado 31 de julio.

A pesar de que en los primeros días de la muerte de la anciana fueron detenidos decenas de hombres para fines de investigación, el vocero de la Policía Nacional, coronel Frank Félix Dúran Mejía, confirmó este viernes que todos fueron liberados por no encontrarse hasta el momento indicios que comprometan su responsabilidad con el hecho.

La anciana fue encontrada en horas de la tarde del pasado miércoles 31 de julio por vecinos que llamaron a su residencia y no tuvieron respuesta, luego que su sobrino Cándido Santos, único familiar, que reside en Estados Unidos intentara comunicarse con ella infructuosamente.

“Yo siempre hablaba con ella. Yo hablé con ella en la mañana. Yo la llamaba en la tarde, y la llamé cuando iba a salir del trabajo para avisarle que iba a salir tarde, y como no contestó el teléfono, entonces me cansé de llamarle y llamarle, y finalmente los vecinos de aquí de las Soluciones (un taller contiguo a la vivienda) me hicieron el favor de mirar y tocarle, y como no abrió les dije que llamen a la Policía”, dijo Santos a Diario Libre cuando regresó a organizar el sepelio de la octogenaria.

Fuente: Diario Libre