Varios de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) priorizados, cuyo cumplimiento se esperaba para el próximo año, no llegarán a buen término en la República Dominicana. Aunque en algunos casos, como el educativo y el climático, el país transita un camino que permite pensar que sí se podrán alcanzar los compromisos, en otros casos hay dudas.

La brecha salarial entre hombres y mujeres sigue creciendo, la violencia de género e intrafamiliar también, la desigualdad entre las provincias del país mejora, pero se mantiene alta; la erradicación del trabajo infantil no se logrará y han desmejorado asuntos como el acceso a la justicia. Tampoco se ha logrado mejorar el empleo decente y hay riesgos de que una mayor carga de deuda reduzca la disponibilidad de recursos fiscales para financiar la Agenda 2030.

En el caso de las diferencias salariales de género, la meta era cerrar la brecha para el próximo año, pero en República Dominicana la situación, en lugar de mejorar, se ha agravado. El informe “Avance y desafíos en la implementación de los ODS priorizados”, presentado por el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo, indica que la meta de “cerrar esta brecha en 2020 no se lograría si continúa la tendencia observada en este indicador”.

La brecha del ingreso laboral promedio por hora trabajada entre hombres y mujeres fue de 15 % al cierre del año pasado, pero en 2017 llegó a ser de 7 %. Es decir, en lugar de cerrar las diferencias entre los géneros, se han ampliado.
La desigualdad va más allá de las diferencias salariales entre géneros. En el país se mantienen, aunque con mejoras, las brechas en el desarrollo de las regiones. “Si bien desde inicio de la década pasada se observa una reducción en los niveles de desigualdad económica (…) el ritmo de disminución ha sido lento”, dice el MEPyD en el documento.

El país estará cerca del coeficiente de Gini -indicador que mide las desigualdades económicas- que se había propuesto para 2020, que era de 0.460. Entre las diferentes regiones de la República Dominicana hay grandes diferencias en los años de escolaridad, la alfabetización y el acceso al sistema de salud y al mercado de trabajo , precisa el reporte sobre el cumplimiento de los ODS.

Precisamente sobre el tema laboral, el empleo decente es otro de los temas que representan un reto para el país, de acuerdo a lo indicado por el gobierno en el informe. La cantidad de empleos ha aumentado en los últimos años, pero no su calidad. La mayor parte de los puestos de trabajo se crean en el mercado informal, de manera que los trabajadores no cuentan con altos niveles de productividad ni de ingresos, además de que el acceso a la seguridad social es muy limitado.

Uno de los retos que revela el reporte es el tema fiscal. Al MEPyD le preocupa que una mayor carga de deuda arriesgue la disponibilidad de recursos para financiar la Agenda 2030, que es el compendio de los 17 objetivos de desarrollo planteados como una meta para ese año acordados por los gobiernos con la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Fuente: Diario Libre