Los Filis 76ers visitando a Boston Celtics a las 8:00 de la noche y Oklahoma City Thunder a Golden State Warriors, a las 10:30, son los partidos de apertura de la temporada de la NBA del 2019-2020, el martes 22 de octubre.

Los dominicanos Al Horford de los Filis 76ers y Karl-Anthony Towns Cruz de los Minnesota Timberwolves se ven la cara “frente a frente”, por primera vez, el 30 de octubre.
Equipos como los Clippers, Bucks, Warriors, Philadelphia 76ers, Los Ángeles Lakers, Houston Rockets y Utah Jazz, proyectan ser los finalistas para este campeonato.

Toronto Raptors, campeones de la temporada pasada, juegan su primer partido el miércoles 22 recibiendo a Cleveland Cavaliers a las 7:30 de la noche.

Hasta el 5 de marzo no enfrentan a los subcampeones, Golden State Warriors, en un partido programado para iniciar a las 10:30 en el Chase Center, nuevo hogar de “Los Guerreros”.

Kawhi Leonard salió del equipo con un anillo de campeón y “aterrizó” en Los Ángeles Clippers, equipo que enfrentan por primera vez el 11 de diciembre, en Los Ángeles a las 9:30 de la noche.
Los que se fueron y los que se quedaron con sus equipos
Los campeones Toronto Raptors no tendrán en sus filas para esta temporada a Danny Green y a Kawhi Leonard, sin dudas dos jugadores importantes en el logro de la pasada campaña.

Entre los jugadores que lograron en la temporada muerta figuran Terence Davis, Cameron Payne, Devin Robinson, Isaiah Taylor y Matt Thomas, con los que aspiran a llegar a la postemporada 2019-20.

El equipo de los Ángeles Lakers tuvo un gran movimiento en el receso. Le llegaron entre otros jugadores de nombres sonoros; DeMarcus Cousins, Anthony Davis, Danny Green, Dwight Howard.

Golden State Warriors perdieron a Kevin Durant, en cambio recibieron a D’Angelo Russell desde Detriot.

Durant llegó a Brooklyn junto a Kyrie Irving y Lance Thomas.

A Houston Rockets, llegan Ryan Anderson, Anthony Bennett, y Russell Westbrook, entre otros.

Philadelphia 76ers: En la temporada muerta registraron la adquisición del dominicano Horford, además de Trey Burke, y Josh Richardson mientras que se fueron Jimmy Butler, Greg Monroe y J.J. Redick.
¿Qué podemos esperar de los novatos que debutan esta temporada?
· Zion Williamson tendrá su debut en la NBA con los New Orleans Pelicans, donde fue elegido en la primera posición del Draft de la NBA de 2019 y aunque no ha jugado un partido oficial, ya es comparado con LeBron James y desde James, no hay tantas expectativas por “rookie”.

Williamson asistió a Spartanburg Day School en Spartanburg, Carolina del Sur, donde se consolidó como uno de los mejores jugadores de su categoría.

Mide 1,98 y pesa 129 kilos, lo que supone un peso muy elevado para un jugador de su estatura y en el que la potencia es la gran base de su juego.

· Como el pick número dos, fue seleccionado Ja Morant por los Memphis Grizzlies, con la esperanza de que sean quien dirija el ataque del conjunto.

Está considerado como uno de los mejores pasadores de la clase y un jugador confiable en un ataque final. Su juventud es su mejor aliado y su perfil físico le ayuda a conseguir colocar el balón en el lugar y momento adecuado. Su altura des de 1,91 m y su peso de 79 kilogramos.
A pesar de que los New York Knicks no están en la mira de los entendidos, para estar en las finales, cuentan en sus filas con uno de los jugadores jóvenes con las herramientas para dominar la liga en un futuro inmediato. Se trata de RJ Barrett, número 3 en el pasado draft, y quien se ha convertido en “la gran esperanza” del equipo de la Gran Manzana. El base de 22 años tiene una estatura de 2.26 y pesa 131 kilos.

· DeAndre Hunter es un delantero seleccionado en el cuarto pick por los Atlanta Hawks y está considerado como el mejor defensor de esta clase y puede defender de la posición 1 a la 4. Tiene una extensión de brazo de 2,10 metros.

Entre su habilidad defensiva versátil y su eficiencia anotadora, se le ha comparado con Kawhi Leonard.

· La selección número cinco fue para Coby White por Chicago Bulls, mide 6-5, y pesa 185 libras. White es muy rápido y es muy bueno al contragolpe. Su velocidad lo convierte en un terror en transición y no se asusta en atacar la canasta. Es un tirador sólido, pero carece de consistencia saliendo del drible. AP