Las investigaciones sobre el atentado contra David Ortiz avanzan rápido. Ya el procurador general Jean Alain Rodríguez había advertido esta mañana que el caso no se correspondía con un atraco o una acción de violencia callejera. Todo apuntaba a que se trataba de un ajuste de cuentas personal.

Amigos del Big Papi cuentan, pidiendo absoluta confidencialidad, que ya le habían advertido del peligro que corría. Ortiz estaría viendo a una mujer, relacionado con un sospechoso de estar involucrado en asuntos relacionados con el mundo de las drogas.

A pesar de las advertencias de su círculo más íntimo, comentan estas fuentes, Ortiz siguió frecuentando la compañía de la mujer. Esto habría incitado al crimen. EFE